Saltar al contenido

Grifos termostáticos: problemas y cómo solventarlos

problemás y como reparar los grifos termostáticos

Los grifos reguladores de temperatura o grifos termostáticos son dispositivos muy confiables y resistentes; pero, como todo en la vida, sus partes pueden dañarse con el uso y/o requerir de cierta calibración. Tarde o temprano deberás limpiarlos, ya que las sales disueltas en el agua irán obstruyendo los filtros y cartuchos, dificultando el paso del agua y evitando el buen funcionamiento del equipo. Por eso, es importante que conozcas el procedimiento estándar para su aseo.

Primero veamos los problemas más frecuentes que se pueden presentar y cómo solucionarlos:

Problemas más comunes en los grifos termostáticos

¿No tienes claro que tenga solución el problema a tu grifo?
La verdad es que la mayoría de los grifos de este tipo cuando empizan a dar problemas al final te toca reemplazarlo por uno nuevo. Si es tu caso, te recomiendo que te des una vuelta por nuestra 👉 comparativa de los mejores grifos termostáticos. ¡Hay buenísimas ofertas!

Estos son los problemas que, con mayor frecuencia, se presentan en los gritos con termostatos:

1. El agua no calienta

Lo primero que debes hacer es revisar si está correctamente instalado. En la mayoría de los casos, los mandos de ducha con termostato tienen la conexión de agua caliente a la izquierda. También debes revisar si el calentador de agua está funcionando y verificar que los filtros no estén obstruidos. Si todo está bien, pero grifo termostático no sale agua fría o caliente, entonces te sugerimos realizar una recalibración o sustitución de los cartuchos

2. Temperatura irregular

Si el agua sale a la temperatura adecuada pero luego aumenta o disminuye sin razón,  puede que tu calentador de gas esté a una potencia muy elevado. Baja la regulación del calentador y vuelve a probar la temperatura del agua.

3. Los mandos no giran

Si no puedes girar la perilla de la temperatura es posible que el botón de seguridad este activado. Púlsalo e intenta girar el mando. Si el defecto persiste puede que las sales o la suciedad estén trabando el mecanismo. Haz una limpieza profunda del equipo en el caso de que notes que se haya puesto duro.

4. El resto de los grifos no funcionan bien

Algunas personas reportan que el grifo termostático de su baño regula adecuadamente la temperatura pero en los demás grifos de la casa no. Este problema se origina en fallos en las  válvulas de retención o antirretorno. Sustitúyelas para que todo vuelva a funcionar correctamente.

Herramientas que debes tener para reparar tu grifo termostático de ducha, lavabos y bañeras.

Antes de comenzar, debes asegurarte de tener a la mano las herramientas necesarias para desarmar el grifo y lubricar las piezas. Se recomienda que dispongas de:

  • Llave Allen.
  • Llave de tuercas múltiple.
  • Grasa o aceite de silicona.
  • Cinta de teflón.
  • Termómetro.
  • Cartucho térmico de reemplazo (solo en caso de cambio).

Cómo calibrar los cartuchos en reguladores de temperatura

Si notas que ya no regula adecuadamente la temperatura, lo más probable es que los cartuchos estén obstruidos o hayan perdido su capacidad de reaccionar ante el calor. En el primero de los casos, solo bastará una limpieza pero si el fallo continúa deberás recalibrar los mandos y, de persistir el problema, solo te queda cambiar ambos cartuchos.

Pasos para limpiar los cartuchos reguladores de temperatura

  1. Cierra la llave de paso (del baño o de la casa) antes de comenzar cualquier protocolo de mantenimiento.
  2. Usando la llave Allen o un destornillador, afloja y extrae los tornillos que sostienen los mandos del grifo. Con frecuencia están ubicados por debajo del grifo o se encuentran ocultos detrás de un tapón embellecedor en la punta de la perilla.
  3. Notarás que en la punta interna del mando se encuentra el cartucho termostático. Sumérgelo en vinagre para disolver las sales calcáreas que pudieran haberse adherido. Déjalo en remojo por 2 a 3 horas y luego enjuágalo con abundante agua a fin de eliminar todo rastro de vinagre y suciedad. Puedes darle un soplado con la ayuda de un compresor.
  4. Coloca un poco de grasa en los sellos de goma del cartucho. Asegúrate de no aplicar demasiada usando un pincel o brochilla delgada.
  5. Instala de nuevo ambos mandos.

Pasos a seguir para limpiar los filtros

  1. Corta el paso de agua cerrando la llave antes de realizar cualquier procedimiento.
  2. Recubre las piezas que vas a manipular con cinta de enmascarar para evitar que las llaves rayen o dañen el cromado.
  3. Desinstala el grifo de la pared desenroscando las tuercas que lo unen a la tubería del baño.
  4. Revisa la parte interna de las conexiones del grifo. Allí encontrarás dos filtros sostenidos por retenes o por tuercas. Desmóntalos y extrae dichos filtros.
  5. También puede que encuentres filtros en las conexiones de la pared. De ser así, también debes quitarlos
  6. Coloca los 4 filtros en vinagre por 2 a 3 horas para que se disuelva toda la cal que los obstruye.
  7. Mientras esto ocurre, abre la llave de paso para que el agua expulse cualquier suciedad o impurezas que se encuentre en las tuberías.
  8. Lava los filtros con abundante agua e instálalos nuevamente en su lugar.
  9. Reinstala el grifo termostático.

Recalibra los mandos en caso de ser necesario

  1. Utiliza una llave Allen o destornillador para desenroscar y extraer los tornillos que soportan las tapas de los controles del grifo. Por lo general, se ocultan detrás de tapones embellecedores en la punta de los mandos.
  2. Ahora puedes retirar la tapa del mando. Encontrarás una pieza (usualmente de plástico) que sirve de tope para evitar que el mando se mueva y cambie de temperatura. Si la extraes notarás que está diseñada para calzar en ciertas ranuras que determinan su posición de calibración.
  3. Ahora coloca un termómetro en la salida del agua y déjala correr para verificar que está en la temperatura indicada.
  4. Gira el tope (paso 2) hasta que coincida con una de las ranuras de calibración, vuelve a colocar la tapa de forma provisional y gira el mando hasta la posición de 38°C.
  5. Verifica si  el agua sale a la temperatura escogida. En caso contrario, retira la tapa, coloca el tope en otra pasión y sigue probando hasta que logres tu cometido.
  6. Repite el paso 5 hasta que estés satisfecho.
  7. Al terminar, coloca de nuevo las tapas de los mandos.
  8. Si quieres cambiar la válvula del mando que controla el caudal el procedimiento es básicamente el mismo, solo que no requieres pasar por los pasos de calibración. Solo tienes que extraer la válvula dañada y colocar la nueva.

Ya tu grifo con termostato está listo para usarse, pero si se ha roto no te queda más remedio que cambiar el cartucho:

Cómo cambiar los cartuchos reguladores de temperatura

  1. Cierra el paso del agua antes de proceder a desarmar el grifo.
  2. Desenrosca y extrae los tornillos que sostienen los mandos del grifo utilizando la llave Allen o un destornillador, según sea el caso. En muchos modelos se encuentran ubicados ocultos por un tapón embellecedor en el extremo de cada mando.
  3. Retira los mandos y aprovecha para hacer un poco de limpieza del grifo.
  4. Ahora extrae el cartucho dañado y coloca el nuevo, pero antes colócale una fina capa de aceite de silicona en la juntas tóricas (gomas) para facilitar su entrada y evitar posibles goteos.
  5. Realiza el proceso de calibración descrito en el apartado anterior.
  6. Instala la tapa de nuevo en ambos mandos.

Nota: Este procesamiento puede variar en los detalles según el modelo y la marca de tu grifo, por lo que te sugerimos leer detalladamente el protocolo descrito en el manual de instrucciones.

¡Tú grifo ha quedado como nuevo! No necesitas contratar un fontanero para hacerlo ya que no te llevará más de 10 o 15 minutos ni se requieren herramientas especializadas. Si vives en regiones de aguas duras es probable que necesites limpiar más frecuentemente tu equipo para que los cartuchos te brinden una mayor longevidad.

¿Tienes alguna pregunta? Puedes dejarnos tu comentario o sugerencia para poder ayudarte y, por favor, no olvides calificar este artículo para saber si te ha sido de utilidad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)